Situada entre el Mediterráneo y los Pirineos, la Costa Brava cuenta con numerosos activos que atraen cada año a miles de turistas. Conocida por sus playas paradisíacas, su naturaleza virgen y sus ciudades encantadoras, esta parte de la costa catalana es el destino ideal para unas vacaciones de ensueño bajo el sol.